Seleccionar página

Las chuletas de cerdo permiten ser cocinadas de mil formas, pero si lo que buscas es darles un toque diferente atrévete a prepararlas a la parisién. Es una receta fácil y con un efecto visual muy atractivo, quedarás fenomenal si tienes invitados. Toma nota!:

INGREDIENTES para 2 personas:

  •  2 chuletas de cerdo
  •  1 taza de Harina de trigo (140 gramos)
  •  1/2 cebolla blanca
  •  2 dientes de Ajo
  •  1 cucharada sopera de Mostaza Dijon
  •  1 cucharada sopera de Harina de trigo
  •  4 unidades de Pepinillos en conserva
  •  50 mililitros de Vino blanco
  •  50 mililitros de leche evaporada o nata líquida
  •  100 mililitros de caldo de carne
  •  aceite de oliva virgen extra
  •  sal y pimienta

 

PREPARACIÓN:

Salpimentar las chuletas y cubrirlas completamente con harina de trigo, sacudir un poco para eliminar el exceso.

En una sartén con un poco de aceite, sellar las chuletas a fuego fuerte y cocinar hasta dorarlas por ambos lados. Retirar del fuego y reservar.

Ahora vamos a preparar la salsa parisién. Para ello en la misma sartén añadimos la cebolla picada y el ajo cortado finamente con una pizca de sal. Cocinar a fuego medio removiendo constantemente hasta que la cebolla empiece a dorarse.

Cuando la cebolla tenga un poco de color agregamos el vino blanco, removemos un poco si es necesario y dejamos que el alcohol se evapore. Al cabo de un minuto aproximadamente, añadimos la harina de trigo y la mostaza Dijon. Mezclamos bien y cocinamos a fuego medio 1 minutos más.

Transcurrido el minuto agregamos el caldo de carne lentamente, mientras vamos removiendo. Se trata de conseguir una salsa que quede homogénea.

Una vez conseguida la consistencia deseada en la salsa, le añadimos la leche evaporada o nata líquida y los pepinillos cortados en láminas. Cocinar unos minutos más hasta conseguir una salsa ligera, ni demasiado espesa ni demasiado líquida. Rectificar la sal y la pimienta si es necesario.

Para finalizar, volvemos a poner las chuletas en la sartén junto con la salsa, tapamos y cocinamos a fuego lento durante 10 minutos.

Servimos las chuletas recubiertas de la salsa y decoramos con pepinillos troceados. El efecto de la salsa blanca sobre la carne es muy elegante y apetitoso.

Como guarnición acepta muy bien unas verduras braseadas, patatas asadas o un poco de arroz salvaje.